Theatrhythm
3 mayo, 2017
Track 02
Beats & Bits

Track 02

por GameReport

Volvemos a un día de estar tranquilos en casa, con los cascos puestos y el teléfono desconectado, tumbados en el sofá y con los ojos cerrados mientras la música nos evoca distintas imágenes y ayuda a que olvidemos los pequeños infiernos de la vida cotidiana, pues cada canción contiene un mundo en miniatura dentro de ella. Por ello guardamos silencio y nos dejamos arrastrar a cada uno de esos mundos. Nos adentramos en paisajes nórdicos, con su belleza y sus silencios. Visitamos zonas paradisíacas que recorremos a lomos de un Ferrari por una carretera costera; disfrutamos de la vista de pájaro que nos regala recorrer un mundo de fantasía subidos a la grupa de un dragón; o descubrimos el camino que nos lleva a la última frontera del universo conocido mientras nos hayamos perdidos en el espacio buscando un nuevo hogar. Está claro: hoy toca volver a viajar.


Israel Fernández

Ambiences – The Elder Scrolls: Skyrim

A veces trabajo con esta playlist. Diez temas, recientemente actualizados, de los diferentes espacios sonoros presentes en ‘The Elder Scrolls: Skyrim’, repetidos en bucles hasta completar una hora de duración cada uno. La partitura corre a cargo de Jeremy Soule, natural de Keokuk, Iowa, considerado el John Williams de los videojuegos, un prometeo que comenzó a curtirse en Square allá por 1994 y tras de sí penden las bandas sonoras de ‘Guild Wars’, ‘Neverwinter Nights’ o ‘Dungeon Siege’.

No elijo cualquier música para trabajar: mi espacio es reducido, así que la atmósfera debe evocar, enfrentarse a la rémora con articulaciones de reverbs. En este particular, Soule recuerda a Joep Franssens y su ‘Harmony of the Spheres’; su metodología no es otra que la recursividad. La melodía es todo dentro de su universo, el pie desde el que partirán decenas de variaciones tonales. Me gusta Soule porque cree en el silencio, a la manera de Tōru Takemitsu: «los sonidos vendrán del silencio. Un sonido siempre confronta al silencio», diría el gran maestro. El silencio está presente antes y después del tiempo musical. Y así ha de ser cuando necesito pensar, y vivir, dentro y fuera de la música.


Victoria Belver

Passing Breeze – OutRun 2

Las palmeras, la brisa, el olor a playa. Perseguir la silueta recortada en el horizonte de otro Ferrari más rápido mientras tu novia virtual te grita al oído y te da una puntuación basada en tus derrapes. ‘Passing Breeze’ es un tema clásico ya presente en el primer ‘OutRun’, pero su inclusión en ‘OutRun 2’ no deja de ser también maravillosa: reinterpretando una pieza atemporal y absolutamente memorable, adaptándola a un juego más moderno e igualmente bueno. La ambientación creada con su música engancha, atrapa. ‘OutRun 2’ no es tanto un juego de carreras como uno de coches: no corremos contra nada ni contra nadie, los coches aparecen y desaparecen, como si fueran un componente irrelevante y no el centro de la competición.

Con temas como éste simplemente entramos en trance: lo importante es el camino, los paisajes, recorrer la costa de punta a punta y disfrutar de cada minuto. Otra curva, otro derrape perfecto pese a que empieza a chispear: llegamos a la siguiente fase dentro del tiempo establecido y seguimos nuestro camino. Un bello viaje por la carretera que recordaremos, sin duda, cada vez que escuchemos ‘Passing Breeze’: la tranquilidad de la conducción recorriendo los más variopintos paisajes mientras el viento te sopla en la cara. ¡Me encanta la velocidad!


Alejandro Patiño

Sona Mi Areru Ec Sancitu – Panzer Dragoon Saga

Los coros nos llegan desde una tierra lejana, repleta de misterio y de neblina. Se sienten en el aire, en la tierra, en el amado mar… retumban en tu corazón y despiertan sensaciones de mística serenidad y absoluta certeza. Entonces llega la percusión… Nos habla de una tierra herida que sobrevive al tiempo; una que, lenta pero rítmicamente, lucha por prosperar. Hay melancolía, pero también esperanza. El viento se introduce justo cuando se eleva el tono de los coros para llenar nuestra alma de una explosión de heroísmo y epicidad. Estén atentos a los matices escondidos, los instrumentos cuya ínfima presencia otorga un aire ascético de una relevancia que asusta. Y, por supuesto, esa letra en un idioma perdido, extraño, pero que a todos resulta familiar. Mira. El precioso Alado toma el vuelo. ¿Eres tú el Portador de la Ruina? ¿Eres tú el Sagrado?

Si el destino es el tema principal de la franquicia ‘Panzer Dragoon’, no podemos sino decir que ‘Sona Mi Areru Ec Sancitu’ es su verdadero himno. Su aire místico y su espíritu folclórico nos transportan con maestría a un mágico mundo de profecías a medias y heroísmo teñido de sangre; logrando destacar por encima del resto de temas de una banda sonora repleta de joyas; a menudo tan desconocidas como absolutamente impagables.


Jonathan Prat

A Better Beginning – Mass Effect: Andromeda

¿Cómo suenan las estrellas? El espacio es un lugar tan vacío… ¿Habéis escuchado alguna vez los anillos de Saturno? Emiten un sonido relajante, ambiental. Como el de un altavoz mal conectado. Ecos de estática y viento. Son ondas de radio imperceptibles que rebotan en las estrellas y llenan el vacío. ¿Lloran los agujeros negros? El espacio es un lugar tan vacío…

Lo primero que nos recibe cuando arrancamos ‘Mass Effect: Andromeda’ es una imagen de un planeta y su satélite con un destello de luz. Nada más. Y nada menos. Del silencio surgen unas notas musicales sueltas que nacen de un teclado. Poco a poco la melodía añade sonidos rítmicos que pudieran recordarnos a un reloj. Sonidos largos y tranquilos que nos evocan lo desconocido. La música compuesta por John Paesano se amolda perfectamente al espíritu del juego y abraza el descubrimiento de una nueva galaxia sin salirse del todo del tono musical de la saga a la que pertenece. Hay algo de majestuoso en cómo la canción va construyendo capa sobre capa como si miráramos a una nueva galaxia. El espacio ya no es un lugar tan vacío.

Fotografía de cabecera: Pascal Terjan

Gamereport Papel